• Efrén Con uVe de Viaje

Los mejores cenotes en México

Una de las principales dudas que le surgen a los viajeros cuando visitan México es decidir qué cenotes visitar. La verdad sea dicha, es algo bastante comprensible ya que solo en la península de Yucatán se han clasificado más de 6000 cenotes, siendo muchos de ellos lugares casi idílicos. En general los cenotes se caracterizan por su incomparable belleza natural y por sus aguas cristalinas y de colores vivos, convirtiéndolos un lugar ideal para nadar, hacer snorkel e incluso bucear. En estos días inciertos de confinamiento, nos gustaría compartir con tod@s vosotr@s nuestra selección de los mejores cenotes de Yucatán y Quintana Roo. Pero antes de comenzar con nuestra lista de cenotes mexicanos, me gustaría puntualizar algunos conceptos geológicos básicos que he resumido en esta otra entrada de nuestro blog y que os recomendamos leer para saber un poco más sobre los cenotes (enlace: ¿Qué son los cenotes?)



¿Qué cenotes visitar?

Para responder esta pregunta con certeza tendríamos que haber visitado un porcentaje muy alto de los más de 6000 cenotes que se contabilizan en la Península del Yucatán. Para eso, necesitaríamos toda una vida y nosotros solo pasamos un par de semanas descubriendo esta maravillosa parte de México, y visitamos no más que un puñado de ellos. Lo que si intentamos fue visitar cenotes que fuesen más o menos distintos y así poder tener una visión más amplia de estas maravillas de la naturaleza.

Antes de pasar de lleno con nuestra lista de cenotes en México, conviene aclarar que la mayoría de los cenotes (sobre todo los más bonitos y conocidos) son de propiedad privada y por lo tanto tienen horarios y hay que pagar una entrada. Dependiendo de cada lugar, encontraremos más o menos servicios (aseos, cambiadores, alquiler de chaleco y máscaras de snorkel, etc ) incluidos o no en el precio de la entrada. Además como Yucatán es un destino turístico muy solicitado, debemos tener en mente que será difícil estar solo, siendo más que recomendable madrugar para encontrarte menos gente.


Cenote Ik-Kil
Cenote Ik-Kil

Este cenote a cielo abierto es uno de los más espectaculares que hemos visitado (también uno de los más turísticos), no solo por su morfología sino también por la exuberante vegetación que lo rodea. Tiene una estructura circular casi perfecta (40 metros de diámetro y 60 metros de profundidad) y unas paredes verticales impresionantes (26 metros de altura). Para acceder al cenote hay que bajar por una cueva artificial lo que, en nuestra opinión, estropea su encanto natural. Con aguas azul oscuro intenso, este cenote es adecuado únicamente para nadar y los más atrevidos también pueden saltar desde una plataforma lateral. El cenote Ik-Kil (que significa Azul Sagrado) se encuentra a unos 3 kilómetros de Chichen Itzá (Estado de Yucatán) y a finales de 2018 costaba 80 pesos mexicanos, incluyendo también un chaleco salvavidas y el uso de los vestuarios.


Cenote Suytun
Cenote Suytun

También en el estado de Yucatán visitamos este peculiar y fotogénico cenote cerrado, cuya cavidad solo tiene una pequeña entrada de luz natural. Aunque sin dejar de ser espectacular, en nuestra opinión este cenote ya ha sido demasiado alterado por la acción humana. Situado dentro de una caverna bastante grande, llena con estalagmitas y estalactitas y con una profundidad máxima de 5 metros es un cenote idóneo para relajarse y nadar. El cenote Suytun (que significa centro de piedra) está ubicado a 8 kilómetros al este de Valladolid. La entrada del cenote Suytun costaba 120 pesos (incluyendo chaleco) y con la ésta también puedes visitar allí mismo el cenote Ka'pe.

Cenote Sagrado
Cenote Sagrado

Este cenote de tipo abierto, aunque menos espectacular que otros, es interesante debido a su enclave y las funciones que se le atribuyen durante la época maya. Concrétamente se encuentra a 300 metros al norte de la pirámide de Kukulkan, dentro del complejo arqueológico de Chichen Itzá. El cenote Sagrado se caracteriza por ser una depresión circular rellena de agua (60 metros de diámetro), y con paredes verticales de unos 15 metros de altura. Al igual que otros cenotes, en el Cenote Sagrado se realizaban sacrificios animales y humanos, como tributo a los dioses mayas. En este cenote no se puede acceder al nivel del agua y está prohibido el baño. En Chichen Itzá también encontramos el cenote Xtoloc, que servía para abastecer de agua a la población maya de la época. La entrada para extranjeros al yacimiento Chichen Itzá costaba 480 pesos mexicanos.


Cenote Cristal
Cenote Cristal y Cenote Escondido

Estos dos cenotes abiertos y de aguas cristalinas se encuentran muy cerca de Tulum (Quintana Roo). El Cenote Cristal (también conocido como Naharon) tiene estructura circular con 7 metros de profundidad máxima, mientras que el escondido, que se encuentra al otro lado de la carretera, presenta una morfología alargada y variable en profundidad. Ambos cenotes se encuentran en un entorno natural muy cuidado y con bonitas zonas de pícnic. Los buzos más experimentados también pueden adentrarse en la caverna de 500 metros que une los dos cenotes. La entrada para acceder al Cenote Cristal y al Cenote Escondido costaba 120 pesos (200 pesos para los buzos) y se trata de un lugar perfecto para nadar y/o bucear sobretodo porque no está tan saturado como otros cenotes de Tulum.


Cenote Escondido

Cenote Azul
Cenote Azul

Situado a medio camino entre Tulum y Playa del Carmen este cenote (entrada 100 pesos) es uno de más espectaculares por sus colores y su enclave natural, rodeado de selva exuberante. Se trata de un cenote abierto con morfología irregular, que también incluye varias pozas y cavernas debajo de las paredes rocosas que lo bordean. Este es uno de los cenotes más frecuentados por la gente local ya que tiene agua cristalina y poca profundidad en gran parte de su extensión. Como en muchos otros, además de nadar en sus aguas cristalinas es también posible adentrarse con equipos de buceo y explorar las galerías subacuáticas.

Cenote Manatí
Cenote Manati (Casa Cenote)

Ubicado justo al lado del mar y a unos 10 kilómetros al norte de Tulum, este cenote abierto (realmente no es un cenote aunque se considera como tal por sus galerías submarinas) se caracteriza por estar rodeado por manglares y por su cercanía del mar, lo que hace que en él se mezclen agua dulce y salada, pudiendo observarse la haloclina (capa de la columna de agua en la que la salinidad del agua cambia rápidamente, observándose cambios en el color). Además de fauna y flora salobre, en el Cenote Manatí (se dice que antiguamente había manatíes en sus aguas) podemos encontrar un pequeño cocodrilo. La entrada costaba 120 pesos y es un buen lugar para hacer snorkel.


Cenote Ka'am Lúum
Cenote Ka'am Lúum

Más que un cenote como tal, en esta ocasión hablamos de una laguna de aguas turquesas poco profundas que en su interior tiene un cenote de aguas más oscuras (de 25 metros de diámetros y más de 80 metros de profundidad). Se encuentra a unos 15 kilómetros al sur de Tulum y cuesta 50 pesos mexicanos. Es un buen lugar para nadar y relajarse. Aunque hace años se hacía apnea en este cenote, ahora está prohibido incluso nadar en él (se puede nadar en la laguna que lo rodea) ya que, según dicen, las corrientes submarinas son muy peligrosas y ya causaron más de un susto.


Laguna Bacalar
Cenote Negro, Cenote Esmeralda y Cenote Cocalitos (Laguna Bacalar)

Estos tres cenotes se encuentran en Laguna de Bacalar. Todos ellos tienen distintas profundidades y todos se caracterizan por el color de sus aguas, mucho más oscuro que los tonos turquesa generalizados de la laguna (mucho menos profunda). Estos cenotes de la Laguna Bacalar, además de otros puntos interesantes de la misma, se pueden visitar en los tours organizados que se hacen en barca por la laguna (desde 200 pesos). En todos estos cenotes se puede hacer snorkel o bucear. Sin duda, este destino es uno de los que más nos fascinaron, por los colores tan maravillosos, la calma que se respira y porque aún no se encuentra tan masificado como otros destinos del caribe mexicano.


Gran Cenote
Gran Cenote

Dejamos para el final de nuestra lista el que para nosotros fue uno de los más espectaculares, el Gran Cenote, aunque también fue el más concurrido de todos los cenotes que visitamos durante nuestra visita a la Península de Yucatán. En concreto son dos cenotes abiertos semicirculares, conectados por una galería subterránea medio sumergida y con un montón de estalacmitas y estalactitas. Además de un montón de tortugas y peces, también hay varias zonas de caverna que permiten, a los más atrevidos, adentrarse en ellas. Se encuentra ubicado a unos tres kilómetros de Tulum, en dirección a Cobá. Cuando estuvimos allí tenía un costo de 180$ pesos por persona. Se puede hacer snorkel y bucear. Es uno de los más bonitos y se encuentra cerca de otros menos concurridos como el cenote Car Wash y el cenote Calavera, más adecuados para el buceo subterráneo ya que están menos concurridos.


Buceando entre manglares

¿Te ha gustado esta entrada de nuestro blog de viajes? Déjanos un comentario, suscríbete a nuestro newsletter y comparte en redes sociales para que la comunidad uVe viajera sea cada vez más grande.


#mexico #america #cenotes #quintanaroo #yucatan #naturaleza #buceo #diving #snorkel

130 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.