• Efrén Con uVe de Viaje

Cruzando fronteras: de Camboya a Vietnam


Hace unos días iniciábamos una nueva serie de entradas sobre cruces fronterizos (puedes ver como cruzar entre Tailandia y Camboya aquí). Hoy continuamos con esta serie y nos gustaría recordaros que uno de nuestros objetivos durante la vuelta al mundo es cruzar el mayor número posible de fronteras por tierra y, a poder ser, utilizando los medios más locales y económicos posibles. Sabemos que existen otras posibilidades pero aquí solo os hablaremos de nuestra propia experiencia, que es la que conocemos de primera mano, uVe Viajeros a bordo que zarpamos.

Cruzando la frontera de Camboya a Vietnam: de Phnom Penh hacia el delta del Mekong.

En esta ocasión decidimos cruzar la frontera entre estos dos países del sudeste asiático en barco a través del río Mekong. El barco normalmente no es la opción más económica pero nos hacía especial ilusión entrar en un nuevo país surcando las aguas de este río, el más importante por esta zona del planeta. El río Mekong nace en el Tibet, discurre a través de Yunnan en China y luego sigue hacia Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya, fluyendo casi 4900 kilómetros hasta su desembocadura en el Delta del Mekong. En su recorrido, no solo es fuente principal en la economía de todos estos países sino que, en muchas partes, también ejerce de frontera física.

Este fue el bote en el que hicimos el recorrido

Tras comparar precios en varias agencias de viajes, decidimos ir directamente a las oficinas del puerto de Phnom Penh donde compramos el billete de express boat con la compañía Hangchau por 23€ que incluye un pequeño almuerzo (el precio oficial en el flyer era 25€ así que no olvidéis de regatear). Aunque hace años este medio era el más popular para realizar este cruce fronterizo, la mejora en las carreteras lo ha relegado a un segundo plano, siendo utilizado prácticamente sólo por turistas en busca de esta experiencia. Aún así, comparando con hacerlo en autobús la diferencia en precio no es tan grande, por lo que en esta ocasión nos permitimos este pequeño capricho.

El barco zarpa normalmente a las 12:30, sin embargo la puntualidad depende de la hora a la llegue el barco de hacer el trayecto inverso. Esto depende a su vez de muchos factores, entre ellos el caudal del río o el tiempo que se detenga en los puestos fronterizos. Nosotros salimos con una hora de retraso.

¡Hasta la próxima Camboya!

En unas cuatro horas largas llegamos hasta el puesto fronterizo de Camboya y allí desembarcamos en busca del sello de salida del país. Fue gracioso que el propio conductor del barco tuviera que explicar al oficial camboyano que desde hacía unos meses los españoles no necesitamos visado para entrar en Vietnam si la estancia no supera los 15 días.

Nuestra primera frontera "fluvial"

Tras volver al barco navegamos unos cientos de metros río abajo hasta pararnos en el puesto fronterizo de Vietnam. En esta ocasión el conductor del barco recogió todos los pasaportes de los pasajeros y se encargó de llevarlos a los oficiales de fronteras. Aquí lo sorprendente fue que ningún agente vino a comprobar que nuestras caras correspondían con la foto del pasaporte.

Atracando en la frontera de Vietnam

Así de fácil y ya estábamos en aguas vietnamitas dirección a Chau Doc, puerto final de la línea de ferries y a donde llegaríamos una hora después de cruzar la frontera (el trayecto total fueron unas seis). Desde aquí solo se puede continuar por vía terrestre a otras partes del Territorio vietnamita (antes había barcos que continuaban adentrándose hacía el delta del Mekong pero han sido substituidos por autobuses, más rápidos y económicos). Nosotros continuaríamos adentrándonos de lleno en la vida de las orillad del delta del Mekong y sus mercados flotantes. Esta fue la primera toma de contacto con el Mekong, pero no la última. ¡No os perdáis nuestra ruta por Vietnam!

#VueltaalMundo #CAMBOYA #VIETNAM #CruzandoFronteras

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.