• Carmen con uVe

Objetivo Canadá 2019: Montreal

Quienes creen en el destino suelen explicar que la vida es perfecta y las cosas siempre pasan por algo. El camino está marcado y te va llevando al lugar en el que tienes que estar por alguna razón. Yo soy más de creer en la casualidad... Sea como sea, destino o casualidad, el día 19 de enero de 2019 aterrizamos en una gélida Montreal que nos recibía con mucha nieve y temperaturas de -30ºC. Solo 5 horas nos separaban de los 30 grados al sol de Puerto Vallarta en Jalisco, México. Habíamos batido nuestro propio récord: 60 grados de diferencia en sólo 5 horas.



Recogimos nuestras maletas, pasamos los controles, activamos nuestro visado (Working Holiday Visa) y nos pusimos la poca ropa de invierno que habíamos traído con nosotros. ¡Estábamos por fin en Canadá! Concretamente en Quebec y nos quedaba un año por delante para descubrir este lugar que sería nuestro nuevo hogar.


¿Y por qué Quebec?

Pues la verdad: casi por casualidad, ¿o sería cosa del destino? Cuando decidimos vivir la experiencia canadiense y solicitamos el visado pusimos nuestro foco en la ciudad de Vancouver, la más moderna y con clima más amable de todo el país. Además, Vancouver es una ciudad joven, dinámica y rodeada de naturaleza. A solo 1 hora y media en coche se puede visitar Whistler, la estación de esquí más grande de Norteamérica. Sin embargo, Vancouver es también la ciudad más cara del país, los alquileres de los apartamentos se han disparado en los últimos años y, por tanto, no parecía la mejor estrategia llegar a un nuevo país sin contactos ni trabajo y empezar por la ciudad más cara. Además, Vancouver tiene un clima más amable, con temperaturas más altas, pero es una ciudad donde llueve todo el año, de ahí que se conozca como Raincouver (rain es lluvia en inglés). Y no os vamos a engañar, los asturianos de lluvia estamos hasta el gorro.


Entonces, cambiamos nuestro foco a las ciudades del este del país ya que el centro de Canadá está más bien deshabitado y son pocos los viajeros que sueñan llegar aquí en el medio de invierno.... incluso del verano.


Pero, ¿dónde vamos? La primera alternativa a Vancouver suele ser Toronto, ciudad en la que yo ya había pasado un mes de adolescente estudiando inglés. Los recuerdos que guardo de aquel verano son maravillosos y la idea de volver no me disgustaba. Sin embargo, Toronto es una gran metrópolis (no exactamente lo que estábamos buscando), de mucho, mucho frío, en gran parte por estar en medio de los grandes lagos.


Ottawa, aunque menos conocida, es la capital del país y donde se encuentran los principales edificios gubernamentales, como el conocido edificio del Parlamento. Al contar con menos habitantes, hay menos trabajo y eso nos daba un poco de miedo. Ottawa, ciudad anglófona, se encuentra en la provincia de Ontario y está bordeada por el río de su mismo nombre que la separa de Gatineau, una ciudad francófona de la provincia de Quebec. Dado que los dos hablamos inglés y francés, nos pareció una buena estrategia empezar por Ottawa. Parecía que la decisión estaba tomada.


Sin embargo, viajando por México nos encontramos infinidad de gente que venía escapando del frío canadiense en las playas del Caribe y el Pacífico. Hablábamos con todos ellos de nuestro proyecto y creo que era unánime el ceño fruncido de quienes escuchaban que nos íbamos a vivir a Ottawa. En cambio, Montreal sonaba a festivales, a cultura, a dinamismo, incluso a historia y arquitectura. Y poquito a poco la idea de ir a Montreal se fue colando en nuestro proyecto. Luego, fruto de la casualidad o de nuestro propio destino, encontramos un vuelo muy barato de Puerto Vallarta a Montreal. Además, recordamos que Isa, una antigua compañera de la universidad, estaba viviendo en esta ciudad. Parecía que el camino estaba marcado. Así que decidimos seguir las flechas que en este caso estaban escritas en francés.


Montreal es reconocida como capital cultural de Canadá y es a su vez ciudad más importante de Quebec, la provincia francófona del país. Y es que para quien no lo sepa, Canadá tiene dos lenguas oficiales, inglés y francés, aunque el francés se habla principalmente en Quebec. Es una ciudad multicultural, joven, dinámica y muy liberal, una extraña y atractiva mezcla entre Europa y Norteamérica.



Quebec, como buen país nacionalista, tiene unas buenas raíces ancladas en la tierra, a su raíz amerindia, canadiense, pero también a sus antepasados franceses. Y alas para volar, de todos los colores, voces e identidades. Alas para que cada uno encuentre su sitio y sea quien quiera ser. Y quien nos conozca sabe que tardamos muy poco en caer enamorados de esta ciudad que, a pesar de su enorme extensión, tiene barrios que recuerdan la calma de una pequeña ciudad europea.

Al final habíamos escogido pasar el invierno en una de las ciudades más frías. Queríamos vivir esa experiencia y al final sería Montreal la que nos escogería a nosotros, haciendo que nuestro Objetivo Canadá 2019 tuviera un campo base: Quebec.



#AMERICA #Quebec #Montreal #objetivocanada2019 #conuVedeviaje

33 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.