• Efrén Con uVe de Viaje

Descubriendo Colombia: San Gil y Barichara


Aunque puede haber otras razones, hay dos motivos principales por los que un viajero suele llegar hasta esta zona de Colombia, ubicada en la región andina al noroeste del país. El primero es para realizar alguna de las actividades y deportes de aventura que desde San Gil se ofertan y el segundo es para visitar el bonito pueblo colonial de Barichara. Nosotros, en concreto, llegamos con la intención de un tranquilo paseo por el encantador casco histórico de Barichara y acabamos, casi sin haberlo planeado, volando en parapente sobre el espectacular cañón del Río Chicamocha.

Cómo llegar, dónde dormir y qué ver y hacer en San Gil

El municipio de San Gil es parada fija de casi todas las líneas que circulan desde Bogotá hacía el norte del país, es decir hacia el Caribe, por lo que llegar hasta aquí es bastante fácil. Desde la terminal de transportes de Bogotá salen diariamente varias compañías. Nosotros viajamos con Berlinas del Fonce, pagando 50000 COP (COP = pesos colombianos) que son más o menos unos 11€ por un trayecto de unas 7 horas. También se puede llegar en avión hasta Bucaramanga (capital del departamento de Santander) y, desde allí, continuar por carretera (100 kilómetros) hasta San Gil.

La oferta de alojamientos es bastante amplia, y nosotros nos decidimos por el céntrico Hostal San Gil, donde pasamos dos noches por 60000 pesos (18€) en habitación privada con ventilador y baño compartido. Para llegar hasta el centro de San Gil desde la Terminal de autobuses uno puede caminar unos 2 km o tomar un taxi por 4500 pesos (1,2€). También hay bastantes opciones gastronómicas y como siempre recomendamos probar algo típico de la zona -como por ejemplo la carne oreada-. A nosotros nos gustó mucho El mesón del Arriero y también disfrutamos en el Balcón Salgileño, muy frecuentado por gente local y que ofrece desayunos, comidas económicas y un menú a la carta bastante variado.

Las hormigas culonas también son típicas en Santander (Colombia)

La ciudad de San Gil en sí misma no es especialmente bonita, con la salvedad de la plaza principal y las calles aledañas. Lo que realmente hace atractivo a San Gil y atrae a bastantes turistas, es la multitud de actividades y deportes de aventura que se ofertan desde todos los alojamientos y agencias especializadas. No en vano, San Gil ha sido declarada la capital turística de la región. La oferta de actividades es amplia, incluyendo entre otros deportes rafting, espeología, escalada, barranquismo y BTT. También encontramos columpios que se balancean sobre acantilados y tirolinas que atraviesan cañones. Uno de los platos fuertes es el bungee, con un salto de 140 metros (25€) que es considerado como el más alto de Ámerica del Sur.

Otra actividad que ofrece San Gil son los vuelos en Parapente. Nosotros, aunque en principio no teníamos pensado hacer ningún deporte de este tipo, acabamos contagiándonos por la atmósfera aventurera de San Gil y realizamos nuestro segundo vuelo en parapente (habíamos hecho un pequeño bautismo de vuelo unos meses antes en Asturias). Aunque sin saberlo, tuvimos la suerte de contratar la actividad con Parapente Chicamocha y disfrutamos de un vuelo de más de 40 min sobre el impresionante Cañón del Chicamocha. Según nos contaron, otras agencias cobran algo menos, pero el vuelo no suele sobrepasar los 20 minutos, así que mejor asegurarse.

Espectacular el Cañón del Río Chicamocha

¡Salto de bungee de 140 metros!

Como anécdota, contaros que yo (Efrén) siempre tuve ganas de probar el salto de bungee, pero por un motivo u otro, nunca se llegó a dar la ocasión. Decidido aquí en San Gil a probar el mayor salto de Sudamérica en bungee, reservé la actividad desde nuestro alojamiento y nos dirigimos hacia Peñón de Guane (en el kilómetro 2 de la carretera a Barichara). Lo más gracioso llegó cuando me tocó pesarme para elegir la cuerda del salto y ante la cara de sorpresa de los encargados del bungee, pesaba 2 kilos más que el límite máximo para el salto. Tras asegurarse que la báscula pesaba bien, incluso llamaron al fabricante de la cuerda, para no perder un cliente. Según nos contaron, dos kilos no supondría un riesgo, pero acortaría la vida útil del bungee, así que me recomendaron no cenar y ¡volver al día siguiente!

Un paseo por Barichara (y el camino real a Guane)

Esta preciosa localidad de calles adoquinadas y bonita arquitectura colonial, que bien recuerda a los pueblos andaluces, tiene su origen en el siglo XVIII. Con sus muy bien conservadas casas blancas, de coloridas puertas y ventanas, y sus tranquilas callejuelas de tonos anarajandos, este encantador pueblo colombiano, fue declarado patrimonio cultural nacional en 1978 y elegido como uno de los pueblos más bonitos de Colombia. La visita puede comenzar desde el Parque Principal de Barichara, donde se encuentra la Catedral de la Inmaculada Concepción y desde ahí seguir alguna de las rutas marcadas por el pueblo. Además de varias iglesias, se puede visitar también la casa natal de Aquileo Parra (quien fue presidente de los Estados Unidos de Colombia), el Museo del Papel y disfrutar de las espectaculares vistas de los miradores en las afueras del pueblo.

Como complemento indispensable en la visita a Barichara, recomendamos adentrarse por el Camino Real que llega hasta el pequeño pueblo de Guane. Son solo 5,5 kilómetros (en descenso si se hace de Barichara a Guane) que siguen un ancestral camino de los guanes (antiguo pueblo indígena), reutilizado en tiempos coloniales y declarado monumento nacional en 1977 (siendo restaurado por última vez en 1988). El camino es bonito y fácil, atravesando paisajes con exuberante fauna y flora autóctona. El pueblito de Guane parece haber quedado parado en el tiempo, conservando la misma arquitectura colonial de cuando fue fundado en el siglo XVIII y con el estilo de vida sosegado de los habitantes de estas tierras. Además de perderse por sus callejuelas y relajarse en la plaza del pueblo, recomendamos visitar el museo paleontológico y antropológico de Guane, con una interesante colección de fósiles, restos arquelógicos de la cultura local indígena -incluyendo una momia-, y arte religioso (entrada 3000 COP = menos de 1€).

La forma más económica para llegar hasta Barichara desde San Gil es tomando un autobus en el “terminalito”, una pequeña estación de minubuses desde donde operan todas las líneas locales (muy cerca del centro de San Gil). El trayecto dura unos 40 minutos y cuesta 5000 pesos colombianos. Desde Guane, por 7500 COP, salen cada hora autobuses de vuelta hasta Barichara, por lo que si uno ha hecho el Camino Real hasta Guane, esta es la mejor opción.

Transporte a Barichara

En nuestra opinión, esta visita a San Gil y Barichara es muy recomendable, tanto por todas las actividades y deportes de aventura que se ofertan en San Gil como por la tranquilidad y la relajación que uno experimenta adentrándose por las calles de Barichara. Además, al situarse a medio camino entre Bogotá y el la costa caribeña, es una parada más que oportuna para hacer menos pesado el trayecto. Desde aquí, tras descartar una visita al PNN del Cocuy que es ligeramente accesible desde San Gil, seguiríamos nuestra ruta hacia Palomino, descubriendo por fin el Caribe colombiano. ¡Allí os esperamos!

#COLOMBIA #sangil #Barichara #AMÉRICA #parapente #DescubriendoColombia

81 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.