• Efrén Con uVe de Viaje

La perla filipina: Palawan


Filipinas es un archipiélago formado por nada menos que 7107 islas. Para hacernos una idea, si alguien quisiera visitarlas todas emplearía 19 años y medio a isla por día. Si a esto le sumamos que moverse por Filipinas requiere tiempo y paciencia podríamos pasarnos una vida entera y no las habríamos pisado todas.

Geográficamente las islas se clasifican en tres grupos principales, el grupo de Luzón, el grupo de las Visayas y el grupo de Mindanao. Como nosotros no podíamos visitarlas todas nos marcamos un itinerario por alguna de las islas del archipiélago de las Visayas y otras por el de Luzón dejando las de Mindanao para nuestra siguiente visita a Flipinas, que esperamos será más pronto que tarde.

Fuente: Wikipedia, Island regions of Phillipines (by seav)

Comenzamos en Cebú y visitamos la maravillosa Bantayán de la que tan bien hemos hablado en nuestra entrada anterior. De las islas vecinas a Cebú también visitamos la isla de Mactán, dónde se encuentra el aeropuerto y la ciudad de Lapu Lapu en cuyas playas murió Magallanes y la cercana isla de Olango, un buen punto de buceo. Del grupo de Luzón visitamos la isla que le da nombre y donde se encuentra Manila, pero antes de esto volamos a la isla Palawan, la perla turística de Filipinas.

Si Palawan es la perla, El Nido es por excelencia el destino más ansiado por todos los viajeros que la visitan. No es para menos ya que sus aguas cristalinas, sus playas de postal y su riquísima vida submarina la hacen un diamante que aunque ya no está en bruto aún tiene esa parte de salvaje que a los buenos viajeros nos encanta.

Al poco de llegar a El Nido ya nos encontramos con esto. ¿Qué más se puede pedir?

Pero no os engañéis, el turismo de masas ya la ha descubierto y no estaréis solos ni mucho menos. La realidad es que os encontraréis viajeros de todo el mundo a los que intentarán de atrapar las decenas de agencias de viajes que os ofrecen actividades de todo tipo. Buceo, snorkeling, excursiones por la selva o incluso tirolinas por encima del mar son algunas de las más demandadas, pero ninguna iguala en popularidad a los famosos tours de El Nido. Todas las compañías de viajes, casi todos los hoteles, tiendas de souvenirs o incluso los puestos callejeros y conductores de triciclo os ofrecerán los mismos, agrupados en tour A, B, C y D (ver mapa) y os llevarán en en un recorrido similar por distintas islas deshabitadas preciosas, con las mejores playas de arenas blancas, arrecifes prácticamente intactos, lagoons secretos y paisajes que os harán pensar que no estáis en este planeta.

Nosotros hicimos el tour A y el C y aunque los precios están más o menos estandarizados siempre se puede regatear o intentar organizar de forma privada un grupo reducido (en lugar de compartir el barco con 20 desconocidos) o con alguno de los pescadores de la zona permitiendo así algo más de flexibilidad.

Así es como nosotros hicimos el primero, tour C, junto un grupo de españoles muy divertidos que conocimos en nuestro alojamiento en primera línea de playa (Dreamland Cottages) y fue una excursión cinco estrellas: una abundante y suculenta comida, un guía muy bien preparado y un barco en muy buenas condiciones.

Todas las excursiones incluyen la comida y bebida,

un guía, toallas y equipo de snorkel.

Como quedamos tan contentos decidimos hacer el tour A esta vez con nuestro amigos de Nasci pra Viajar con los que también coincidimos en El Nido y unos chicos islandeses que ellos conocieron en Port Barton, otro de los destinos estrella de Palawan al que dejamos para nuestra próxima visita. Sin embargo, como muchas veces ocurre en este tipo de cosas, la suerte que uno tenga ese día juega un papel crucial y el tour en sí dejó mucho que desear. Primero nadie apareció a la hora, tras llamarlos nos dicen que no teníamos reservado un barco privado y tendríamos que ir con las excursiones de grupos grandes. Al final y tras renegociar largo rato nos fuimos con un pescador y su hijo en una ruidosa bangka (barco tradicional de pescadores en Filipinas) y la comida no fue tan abundante ni suculenta. Eso sí, los lugares a los que fuimos siguen siendo espectaculares aunque al ser la excursión más demandada nos encontramos con mucha más gente que en la anterior.

Los peces payaso (nemos) pasan la vida sin alejarse de su anémona. No los molestes, a ti tampoco te gustaría que te incordiaran en el sofá de tu casa.

Además de los tours también alquilamos un kayak y visitamos las playas vírgenes cercanas donde tuvimos la suerte de ver una tortuga, muchos nemos y otras maravillas submarinas. La más cercana es Las Cabañas y entre las sólo accesibles por mar destacan las playas de Seven Commandos y Iphil, auténticos paraísos de arena blanca y aguas cristalinas.

El sector este en "seven commandos" fue nuestro favorito.

Un coco joven, la mejor manera de hidratarse (y si después de beberlo pides que te lo abran tendrás un sabroso tentenpié)

Tras unos días fantásticos en El Nido, donde la sincera sonrisa filipina se torna un poco más pícara, regresamos a Puerto Princesa, la capital de Palawan desde donde dos días después volaríamos Manila para ponernos manos a la obra con nuestro proyecto personal en las escuelas de Filipinas. Ya que estábamos, aprovechamos el día de descanso para visitar la Carcel-Granja de Iwahig de la que os hablaremos en el siguiente post. No os lo perdáis.

Uno de los edificios de Iwahig, ¿que secretos esconderá?

---------------------------------------------------------------------------------------------

DATOS UTILES (El nido)

Como llegar: lo normal es llegar a Palawan vía marítima o vía aérea. Nosotros volamos desde Mactán a Puerto Princesa con la compañía low cost Cebu Pacific. Nada más salir del aeropuerto seréis atacados por agentes turísticos que os ofrecerán viajar a El Nido (o cualquiero lugar que queráis) por precios variables (a partir de unos 500P) y en furgonetas privadas que "estan a punto de salir". Nosotros decidimos ir en autobus local que sale desde la Terminal de San José, en el norte de la ciudad. Para llegar a la estación necesitáis un tricycle o un jeepney. (Olvidate de los triciclos del aeropuerto ya que son más caros) Lo mejor es alejarte y coger uno en las calles cercanas al aeropuerto hasta la terminal (80P). Desde la terminal hay dos compañías que hacen el trayecto durante prácticamente todo el día y como siempre los precios varían un poco dependiendo del autobus. Nosotros conseguimos ir por 285 pesos, autobus con WiFi pero sin aire acondicionado.

Donde dormir: al estar tan enfocado al turismo, en el Nido encontraréis decenas de alojamientos para todos los bolsillos (muchos más que en Bantayán). Hay dos zonas bien diferenciadas, El Nido Town donde está todo el ambiente y Corong Corong, mucho más tranquilo (a un kilómetro del centro). En Dreamland Cottages nosotros pagamos sobre los 500 pesos en un bungalow con ventilador, baño privado con agua fría y con vistas al mar. Eso sí, lo mejor es renegociar los precios en persona.

Donde comer: del mismo modo que encontraréis muchos alojamientos, la oferta gastronómica es también muy abundante. Desde los lugares más baratos, las eateries donde se puede comer a partir de 30-40 pesos (agua incluida), hasta los restaurantes de El Nido Town donde se puede comer una buena barbacoa de pescado o marisco fresco a la orilla del mar. Seguro que hambre no pasáis.

#Vueltaal #FILIPINAS #Palawan

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.