• Efrén con uVeverda

Breve guía sobre los trenes chinos


Como ya os anunciamos en nuestra breve guía sobre el transiberiano, al acabar nuestro viaje por tierras chinas os traeríamos un post similar sobre nuestra experiencía en los trenes en este país. Y como somos gente de palabra, antes de comenzar la serie de entradas sobre Filipinas (os avisamos, no os los perdáis que las islas filipinas son un paraíso aún por descubrir) aquí tenéis nuestra breve guía sobre los trenes chinos.

Antes de comenzar también nos gustaría dejaros algunos links a otras páginas donde encontraréis mucha información y que a nosotros nos sirvieron de mucha ayuda sobre todo en la fase de planificación. Podéis echar un vistazo a Seat 61, una completísima guía para los amantes de los trenes, China highlights, un sitio web de viajes con mucha información sobre estos (aquí en español) y Sapore di Cina, uno de los mejores portales es español sobre China.

Toda la información que encontraréis en nuestro resumen se basa en lo aprendido durante la etapa de preparación de nuestro itinerario así como de nuestra experiencia personal a bordo de los trenes nacionales chinos. Un recorrido que comenzó en la capital, Beijíng, y que en cuatro etapas nos llevó a Yangshuo pasando por Xi’an y Shanghai y siempre en trenes nocturnos como es nuestro estilo (si queréis saber más sobre nuestros Apuntes sobre China pincha en este enlace).

En Beijing, primera etapa de nuestro viaje por China.

Antes de subirse al tren

Para comenzar conviene que sepáis que en China todo se hace a lo grande y la red ferroviaria no iba a ser menos. En la actualidad el gigante asíatico tiene una de las mejores y más extensas infraestructuras ferroviarias del planeta, siendo lider en kilómetros de viás de alta velocidad y utilizando la tecnología más puntera (con trenes que podrían alcanzar los 500 km/h o el Maglev, tren de levitación magnética que se utiliza en Shanghai y que en solo 30 kilómetros de recorrido alcanza la friolera de 430km/h). Siendo así, es normal que la mayor parte de la población China se mueva en tren en su día a día y que esta sea la mejor forma para cubrir las enormes distancias entre ciudades. Se calcula que más de 1500 millones de personas usaron los trenes en el último año con la cifra record de 90 millones de desplazamientos en los 10 días que duran los vacaciones de primavera chinas. Casi nadie.

Fuente: wikipedia

Con estas cifras es normal que penséis que lo mejor para viajar en trenes chinos es reservar con antelación los billetes y estaréis en lo cierto, sobre todo si vais a viajar en fin de semana o durante alguna de las vacaciones nacionales (aunque si no viajáis en estas fechas tampoco creemos que merece la pena agobiarse, con que compréis con un par de días de antelación es más que suficiente). Los billetes se pueden comprar con un máximo de 60 días de adelanto y se puede hacer online en la página web de la compañía de trenes nacionales. Eso sí, necesitaréis saber chino y estar en posesión de una tarjeta de crédito de una cuenta bancaria en este país. Si no es vuestro caso también podéis comprar a través de otras plataformas online (como travel china guide, ctrip o en la misma china highlights). Nos gustaría puntualizar que en estas plataformas se cobra comisión y NO se puede escoger asiento.

En el caso de que uséis alguna de estas opciones tendréis que recoger los billetes en vuestro hotel en China o en cualquier estación de trenes. Nosotros usamos esta manera en el primer trayecto y a partir de ahí compramos el resto o bien directamente en la estación de trenes (que abren 24/7) o en alguna de las numerosas oficinas de venta de billetes (火车票) que encontraréis por todos lados en las ciudades y además evitaréis las colas en estación. En ambas os cobrarán una pequeña comisión de 5 yuanes y como la mayor parte de la población china no habla mucho inglés lo mejor es que alguien (por ejemplo en vuestro hostel) os ayude a traducir lo que necesitéis en un papel y lo enseñéis al oficinista de turno. Sea cual sea la forma que escojáis no olvidéis vuestro pasaporte como hicimos nosotros en Xi'an, sin el mismo no podrás ni comprar el billete ni subirte al tren.

Cartel de oficina de reserva de billetes (fuente: sapore di cina)

A la hora de escoger vuestro billete tenéis que tener en cuenta los tipos de trenes, que se encuadran en categorías atendiendo a lo modernos que sean, la velocidad que alcanzan y el numero que paradas que hacen. Nosotros viajamos siempre en los tipos Z y T, algo más lentos que el resto pero un poco más económicos y que son suficientemente cómodos para los trayectos nocturnos.

También tenéis que pensar en la clase de asiento que queráis, que dependiendo del tipo de tren van desde los más caros en clase bussines hasta los más baratos, en clase hard seat (asiento duro). Nosotros viajamos siempre en hard sleeper (硬卧 cama dura) aunque lo de duro es solo la denominación ya que son camas suficientemente cómodas. al menos para nosotros. En esta clase los compartimientos son abiertos y en cada uno hay dos literas de tres camas (abajo, medio y arriba) y se parecen bastante a la tercera clase de los trenes rusos. Como siempre las mejores plazas son las de abajo, que aunque un poquito más caras tendréis un poco más de comodidad la ventaja de disponer de la mesa para vosotros.

Típico vagón de clase hard sleeper.

¡Viajeros al tren!

Ya tenéis el billete y tras la singular espera en la estación de trenes (las salas de espera suelen estar atiborradas de gente) ya estáis a bordo. Aún queda alguna que otra cosa importante que debéis saber para facilitaros el viaje. Lo primero es que el revisor os cambiará el billete por una tarjeta que os devolverá al final de trayecto, algo que por lo menos a nosotros nos llamó bastante la atención. Las literas están numeradas por columnas y cada número tiene la variante de arriba, medio y abajo. Por ejemplo puedes tener la plaza 22 abajo (下铺), en medio (中铺) o arriba (22上铺).

Con esta imágen podréis "descifrar" vuestro billete (fuente: trajinandoporelmundo)

En cada litera tendréis vuestra propia almohada, sábana y mantita por si está frio y si os da el hambre siempre podréis ir al coche-restaurante donde encontraréis de todo. Pero si como nosotros preferís algo más económico lo mejor es que llevéis vuestra propia comida. Si os gustan los noodles podéis usar el termo de agua caliente que hay en todos los vagones. Y si con las prisas se os olvida hacer la compra antes de subiros al tren no os preocupéis, cada cinco minutos pasará un carrito vendiendo todo tipo de comida, desde noodles hasta comida preparada, pasando por dulces o fruta.

En cada vagón también encontraréis un baño (el típico de tren) y un área donde asearos. Si los trenes son modernos puede que tengan alguna toma de corriente pero como norma general no esperéis cargar vuestro teléfono movil. Algo característico de China es lo ruidosos que son sus habitantes y en los trenes no iba a ser una excepción. No os extrañéis si escuchais gritos o un extraño gorgoteo sale de sus gargantas, es lo normal. Eso sí a las diez de la noche las luces se apagan y al igual que son alborotadores son disciplinados y obedientes cuando hay que serlo así que todo el mundo en silencio y a dormir hasta la mañana siguiente.

Hora de comer. ¡Qué bien lo pasamos en el tren!

Concluyendo.

Al acabar nuestra etapa por China llevábamos casi 60 días viajando en trenes de todo tipo y seguimos pensando que esta es una de las mejores maneras posibles para moverse. No solo por su comodidad, por su precio y porque de esta forma ahorras alguna que otra noche de alojamiento sino porque los trenes son un lugar perfecto para observar a la población de un páis, sus costumbres y comportamientos. Los trenes son una especie de experimento sociológico en el que un viajero anónimo puede disfrutar de un punto de observación privilegiado y sacar sus propias conclusiones. además puede relajarse y disfrutar del viaje mucho más que en los incómodos autobuses o los pesados aviones. Nosotros lo tenemos claro, siempre que podamos viajaremos en tren.

#Trenes #CHINA #VueltaalMundo

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.