• Efrén Con uVe de Viaje

Apuntes sobre China: Xi'an


Llegamos a Xi´an (西安) una cálida mañana de noviembre en lo que sería nuestra primera experiencia en los trenes nacionales chinos (de los que al igual que hicimos con el Transmongoliano haremos una breve guía al final del viaje). Tras dejar nuestras maletas en el DJMT hostel (para llegar hay que coger el bus 706 desde la estación de trenes) comenzamos nuestra visita por el centro de la ciudad, que en Xi´an está rodeado por una antigua y bella muralla, en muy buen estado de conservación.

Fuente: Wikipedia

Es muy fácil orientarse por el downtown ya que las calles tienen una planta en rejilla con 4 avenidas principales como ejes centrales. No muy lejos del hostel encontramos a la Bell Tower y a pocos metros de allí a la Drum Tower. En otro tiempo ambas torres servían para marcar el inicio del amanecer y de la noche. El ticket conjunto para entrar en las dos cuesta 50 yuanes (1 euro = 7 yuanes en diciembre 2015) pero nosotros nos conformamos con hacer unas fotos desde afuera.

Cometas en Xi´an.

Justo detrás de la Drum Tower se encuentra el barrio musulmán. Allí nos encontramos con algo único y diferente, una de esas razones por las que nos encanta viajar. Y es que las calles de este barrio, cuyos habitantes pertenecen en su mayoría a la etnia hui (ver nota) de confesión musulmana, son un festival de olores, colores y sabores. Una combinación singular de bazares, puestos callejeros, ruido y gente, mucha gente. Algo que buscábamos desde que entramos en China y no acabábamos de encontrar. Y como adictos viajeros que somos, ante esta visión nos dejamos atrapar y vagamos un largo rato por allí. Ya para acabar el día vimos el atardecer desde el bar de la azotea de nuestro hostel, con unas vistas privilegiadas de la muralla de Xi´an.

Este es el ambiente en el barrio musulmán.

Así se hacen los caramelos.

¿Alguien sabe qué es esto?

NOTA: Los puestos de comida y pequeños restaurantes regentados por la minoría hui son un lugar genial para comer, no sólo porque son baratos, la comida es buena y se encuentran por todos lados sino también porque tienen fotos de los platos lo que facilíta mucho los problemas de comunicación que en la mayor parte de lugares encuentra el viajero.

Montaña Hua (Hua Shan)

Aunque la mayoría de la gente que llega hasta Xi´an lo hace para visitar el majestuoso Ejercito de Guerreros y Caballos de Terracota, el principal motivo que nos trajo a nosotros hasta aquí fue otro. La Montaña de Hua (华山) es una de las 5 montañas sagradas para el taoísmo y ascender a su cumbre era uno de los objetivos de Con uVe de Viaje en China. Para llegar hasta allí nosotros tomamos el bus Xi´an-Huashan (西安-华山) desde la terminal de autobuses del lado este de la estación de trenes (36 yuanes) que tarda algo más de 1h30 y como muchos de los autobuses en China no sale hasta que está prácticamente lleno (luego coge y deja gente por un sistema que se escapa a la lógica occidental) y nos deja a unos 500 metros de uno de los accesos a la montaña.

Para ascender a Hua Shan nosotros escogimos la ruta más larga y tras pagar 180¥ (+10¥ si se quiere seguro) comenzamos una caminata adentrandonos por un estrecho desfiladero. La ruta va subiendo progresivamente suave entre templos y puestos de comida durante los primeros 4 kilómetros. A partir de ahí comienza a haber escalones que cada vez son más verticales. Son solo dos kilómetros pero se hacen bastante duros si no se está un poco en forma, especialmente dos tramos casi al final. La ruta es espectacular, con los escalones esculpidos en piedra hace siglos por monjes que veneraban la montaña y un paisaje de película, aunque bastante atenuado por la espesa niebla que nos encontramos ese día.

¿Preparados para subir escaleras?

Tardamos unas 2h30h en llegar al Pico Norte (subiendo a buen ritmo) y tras dar una vuelta por allí y en vista de que no podemos ver más allá de nuestras propias narices por la dichosa niebla decidomos irnos, un poco decepcionados porque sabiamos que el lugar es mucho más espectacular de lo que podemos ver. Cuando llevábamos media hora bajando vimos que la niebla se empieza a levantar y pudimos observar por primera vez los indícios de las grandes moles graníticas que conforman Hua Shan. Ante estos acontecimientos decidimos subir de nuevo (por suerte no habiamos bajado aún el Paso de los 1000 Pies, el más duro de la ruta de ascenso) y podéis creerno, el esfuerzo mereció la pena.

Una de las primeras vistas sin niebla.

Hua Shan esta formada por 5 picos, uno en el centro (Pico Central) y cuatro con los nombres de los puntos cardinales, y a todos ellos se puede ascender sin dificultad una vez que se está arriba ya que existen rutas que los unen todos. En nuestra segunda "ascensión" decidimos hacer la ruta que llega hasta el pico central por el espectacular paso Jinsuo y desde allí continuamos hasta la cima Oeste para luego bajar en el teleférico. Además de éste, exite otro que asciende directamente al pico Norte y que la mayoría de turistas locales elige como medio de ascenso, así que como ocurre en toda China, no esperéis encontraros solos.

Paso Jinsuo (el camino sube por la arista).

Las mejores vistas desde la cima Oeste.

El regreso a Xi´an (anécdotas de viaje)

Otra cosa fue luego pagar los 140¥ que cuesta el trayecto aunque al final se convertiría en una de esas anécdotas que tanto nos gustan a los viajeros. Lo que sucedió fue que como en muchos otros sítios de China no aceptan Visa (suelen aceptar UnionPay) y no nos llegaba el dinero. Un poco nerviosos porque la noche se acercaba y era inviable bajar caminando decidimos pedir ayuda a la primera persona que vemos. Así es como conocimos a Niki que al final del día se convertiría en nuestro salvador. Él nos adelantó el dinero con la condición de acompañarlo hasta el primer cajero que encontraramos de vuelta a Xi´an. Juntos tomamos el teleférico, que aunque caro es posiblemente el más espectacular que hayamos visto. Luego tomamos un shuttle bus (40 yuanes) que te deja en la estación de trenes normales y desde ahí un taxi (30 yuanes) hasta la estación de trenes de alta velocidad y aquí de nuevo Niki tendría un papel fundamental.

No se si sabéis que para comprar cualquier billete de tren y luego subirte a uno es obligatorio presental el pasaporte y como nosotros no contemplábamos la opción del tren (pensábamos volver en bus) por primera vez en los cuarenta días de viaje habíamos decidido dejarlo en el hostel. Indocumentados y sin otra posibilidad para llegar a Xi´an (el último autobús ya había partido) a Niki se le ocurre decir al responsable de la estación que hemos perdido nuestro pasaporte en la montaña y que si harían la excepción de dejarnos pasar. Finalmente con una mirada de “estos estupidos occidentales” nos permiten acceder al tren bala (57¥) que nos llevaría a 300km en un suspiro hasta Xi´an.

Niki, nuestro salvador del día.

Pero si pensabais que nuestra mala pata terminaba aquí os equivocais como nos equivocamos nosotros en su momento. Ya en Xi’an no encontramos cajeros en la estación y tenemos que ir centro y allí en el primero que lo intentamos no funciona, el segundo tampoco, el tercero tampoco… y por fin el cuarto… tampoco. ¡Imaginaros la cara de Niki! En el quinto por fin podemos e inmediatamente le devolvemos su parte y una pequeña compensación extra por su enorme paciencia. Gracias Niki.

Día Libre en Xi´an

Si se tiene tiempo extra en la ciudad una buena opción para relajarse es alquilar una bicicleta y dar una vuelta por la muralla. Nosotros nos tomamos el tercer día de descanso y decidimos quedarnos alrededor del hostel donde conocimos a una pareja española de viajeros con los que compartimos la tarde y parte de la noche en una divertida fiesta de cumpleaños que se celebraba en el bar del hostel. Allí pudimos conocer más en profundidad a CJ el manager del albergue, rastafari chino y miembro del Club de Djembe de Xi´an, un tipo simpático, muy amable y hospitalario. Además tuvimos contacto directo con varios de los invitados, todos chinos, y entre vasos y risas aprendimos de primera mano un poco de la cultura china. Una de las mejores experiencias en el plano personal en toda China, dónde a veces es difícil encontrar a gente tan abierta al intercambio.

La hospitalidad de CJ y la experiencia en su bar, lo mejor.

Guerreros de Terracota

Como no podía ser de otra forma, si se está en Xi´an hay que ver el Ejercito de Guerreros y Soldados de Terracota (patrimonio de la UNESCO desde 1987) y allí fuimos en nuestro último día. Para llegar usamos el autobús 915 (o 914) desde la misma terminal que el de Hua Shan y que también sale cuando se llena. Como también va parando varias veces la duración es variable pero calculamos que una hora de media. El bus nos deja en una carretera y para llegar al recinto de los guerreros hay que atravesar una especie de centro comercial al aire libre. El camino no está bien indicado pero se puede preguntar a cualquiera por los alrededores.

Autobuses a los guerreros (al lado está el de Huashan).

Tras pagar los 150 yuanes se accede por un parque a la zona donde se encuentran los tres fosos de la excavación donde se esconde y protege el ejercito. La mejor ruta para visitarlos es hacerlo comienzando por el pit 2, seguir por el pit 3 y dejar para el final el pit 1 que es mucho más espectacular.

Guerreros de terracota.

El ejercito forma parte del mausoleo del primer emperador de China (en otro tiempo y durante siglos Xi´an fue la primera capital del imperio) perteneciente a la dinastia Qin y permaneció oculto hasta 1974 (no existe referencia a los guerreros en ningún registro en la bien documentada historia imperial china). Fue entonces cuando unos campesinos descubrieron unos restos mientras abrian un pozo en busca de agua. A la postre este hallazgo se convertiría en uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo XX. Más de 8000 guerreros, caballos y carruajes de terracota en formación, con más de 40000 armas de bronze y todo a tamaño real. Y si esto fuera poco, cada uno de los guerreros descubiertos hasta ahora (las labores de excavación continuan) tienen rasgos faciales distintos.

Vista impresionante en el foso 1.

Allí mismo también se puede visitar un museo donde vimos expuesto el galardon Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales 2010 entre otras cosas. La entrada también incluye la visita al Mausoleo de la Tumba del Emperador Qin a unos 1.5km de allí y a dónde se llega en autobús gratuito. Nosotros esta visita no nos dio tiempo a hacerla ya que teníamos un tren nocturno que coger rumbo a Shanghai donde continúa nuestra aventura en China. Os esperamos allí.

#VueltaalMundo #Xian #CHINA

49 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.