• Efrén Con uVe de Viaje

CHILE capítulo 2: Valparaíso


Tras nuestro paso por Santiago (ver Chile capítulo 1 aquí), la aventura chilena continuaría con una visita a la colorida ciudad de Valparaíso. Situada en la costa, a unos 120 km de Santiago, la ciudad se expande desde el puerto hacia el interior por los numerosos cerros que como anfiteatro natural se levantan sobre el litoral chileno y que albergan a la mayor parte de sus 300.000 habitantes.

Esta relación de Valparaíso con el mar se remonta a sus primeros pobladores, los

Changos, que se nutrían de las ricas aguas de bañan la esta costa. Después llegaron los españoles, y la convirtieron en escala marítima de sus barcos destino a la península y tras ellos llegaron los temibles piratas, saqueándola varias veces. En el trascurrir de los siglos su puerto fue creciendo a la vez que los asentamientos en sus cerros, hasta convertirse en la escala más importante de todos los barcos que atravesaban el cabo de Hornos durante el siglo XIX, con el consiguiente desarrollo económico. Días de gloría lejanos ya que en el transcurrir del siglo XX, Valpo (así la llaman) perdió todo su explendor a causa del gran terremoto de 1906 primero, y con la apertura del Canal de Panamá en 1914.

Aún así la ciudad conserva un encanto único, especialmente su centro histórico, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Con edificios históricos y algún museo interesante, lo mejor de Valpo (web oficial de turismo) es sin duda pasear por sus laberínticas calles, vagar por sus coloridos cerros, subir sus empinadas escaleras y tomar sus renqueantes ascensores, mientras uno se embriaga con ese aire cargado de mar que inunda cada rincón.

Día 5: Visita a Valparaiso

Para ir desde Santiago a Valparaíso nos decantamos por la opción del autobús. Desde la terminal de autobuses de Pajaritos (Santiago) salen varias líneas de viajeros por lo que los precios son bastante asequibles (consultar horarios y compañías) y la comodidad de los mismos es bastante mejor que los servicios habituales en Europa.

Llegamos a la terminal de autobuses de Valparaíso una hora después de lo previsto ya que una vez más no nos enteramos del cambio de horario y al poco de salir dirección al centro nos encontramos por primera vez a gente bailando la cueca, danza tradicional chilena que imita una especie de cortejo amoroso.

Tras hacer una pequeña parada para comer al lado de la Catedral de Valparaíso, nos metemos de lleno en el cerro Bellavista, subiendo por las escaleras cerca del ascensor Espíritu Santo (ver red de ascensores). En esta zona hay un museo de murales a cielo abierto que nos engancha.

Seguimos remontando el cerro hasta que llegamos a La Sebastiana, la casa de Pablo Neruda en Valparaíso. Decidimos visitarla y creemos que merece la pena incluso pagar por la audioguía, ya que gracias a la misma descubres pequeños detalles de la casa además de un poco de la personalidad excéntrica del artista. Por un momento somos capaces de imaginar al poeta leyendo sentado en su nube (un sillón), en su escritorio mientras compone versos con su pluma de tinta verde, o delirando tras la barra del bar, mientras prepara un cóctel a sus amigos... A mi me encantan las vistas de la casa, con los cerros y el mar a lo lejos. A Carmen los objetos de coleccionista: mapas, cuadros, jarrones, jugetes. Soñamos con algún día tener una casa así...

Despertamos de nuestro sueño, la ciudad nos aguarda. Buscamos otro cerro en nuestra guía y preguntamos en una tienda como podemos llegar hasta el mirador de la plaza Bismarck (cerro Cárcel) en el laberinto de callejones que forman el mapa (se puede descargar un buen mapa aquí). Un hombre y su hija -eran de Coquimbo aunque no recordamos sus nombres- se ofrecen a llevarnos en coche ya que iban en esa dirección por lo que sin pensarlo dos veces nos ahorramos más de media hora de caminata hasta esta terraza sobre la ciudad.

Seguimos nuestro camino hacia el cerro Panteón y nos "retratamos" con un alegre payaso del Teatro Museo de Títeres y Payasos y también visitamos el Centro-Cultural Ex-Cárcel (de visita obligada para los amantes de la reconversión arquitectónica)

donde muchos niños juegan con sus volatines (cometas).

En el cerro Panteón visitamos los dos cementerios. En uno reposan los personajes ilustres en lujosas tumbas y panteones mientras que en el otro, el de Disidentes, descansan los inmigrantes europeos en su mayor parte protestantes y que por lo tanto no eran admitidos los cementerios tradicionales. Al irnos el guarda del cementerio nos regaña por olvidar la puerta abierta, tal vez temeroso de que se escapen sus inquilinos...

Continuamos callejeando dirección al ascensor de Concepción, el más antiguo de la ciudad. En las inmediaciones tomamos un café en el Casa Museo - Mirador Lukas, desde donde hay unas esplendidas vistas sobre el mar y la torre del reloj Turri. También visitamos alguno de los palacetes del cercano cerro Alegre. El encanto de Valpo, con sus casas de colores, sus calles empinadas y sus grafitis se hace más notable por estos cerros, por lo que nos dejamos guiar por nuestro instinto viajero, que nos lleva a descubrir rincones mágicos.

Nuestro recorrido se acerca al final. Carmen se lleva el recuerdo de una camiseta pintada a mano por un chico cerca del ascensor del Peral, y por las intrincadas escaleras llagamos a la Plaza Sotomayor, en la zona del puerto. Desde el Muelle Prat salen rutas turísticas en barco pero el día se iba acabando y tenemos que volver a Santiago por lo que caminamos de vuelta a la terminal de autobuses.

Dejamos atrás la zona portuaria y paseamos por la zona del Almendral. Estas dos zonas forman El Plan, llamada así por ser una zona plana, y donde se encuentra el centro administrativo, financiero y comercial de la ciudad. Pasamos por el mercado de Cardonal y llegamos de nuevo al inicio de nuestro recorrido, la caótica estación de autobuses.

Sin duda un día no es suficiente en la bella Valparaíso para satisfacer la pasión viajera, un pequeño paraíso para los mochileros pero en esta ocasión nuestra ruta estaba ya establecida. Ya de vuelta en Santiago escribíamos esto en nuestro diario.

"Valparaiso nos ha enamorado, una ciudad de vida y color, de arte, de mar y cerros..."

Visita nuestra GUÍA donde encontrarás más información, mapas y muchas más fotos.

Siguiente entrada: CHILE Capítulo 3: De Santiago a Playa La Virgen

#AMÉRICA #CHILE #Ciudades #Guía #Valparaiso

48 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.