• Efrén Con uVe de Viaje

10 lugares en los PAÍSES BAJOS que no te puedes perder


Cuando se habla de turismo en los Países Bajos lo primero que a cualquier viajero le viene a la cabeza es Amsterdam, destino turístico holandés por excelencia. Tal vez nos suenen, entre otras, Róterdam, famosa por su Europoort, el puerto más grande de Europa, La Haya por el Tribunal Internacional de Justicia, la histórica Utrech y quizás Breda por su pasado en común con la historia española.

En esta selección no encontrareis ninguno de estos destinos, mucho más comunes ​​y habituales. Por el contrario, los lugares que aquí hemos querido recoger son pequeñas poblaciones o espacios ​​naturales, todos ellos con encanto propio y que estamos seguros que merece la pena conocer.

Antes de comenzar con nuestra lista, desde Con uve de Viaje queremos aclarar que la manera de denominar correctamente al estado soberano es Países Bajos y no como muchos hispanohablantes hacen Holanda (aunque parcialmente aceptado) ya que este topónimo hace referencia a una región histórica de los Países Bajos, en la actualidad dividida en Holanda Meridional y Holanda Septentrional, dos de las doce provincias neerlandesas.

NAARDEN (Holanda Septentrional)

El principal atractivo de esta histórica ciudad holandesa, son las fortificaciones defensivas de traza italiana, donde las murallas, bastiones y fosos, confieren a la ciudad de su peculiar forma de estrella (ver mapa). El origen y desarrollo de este tipo de construcciones (aquí en perfecto estado de conservación) se remonta al siglo XV, época en la que los cañones de pólvora empezaron a ser frecuentes en los campos de batalla, haciendo que las anteriores fortificaciones medievales dejasen de ser eficaces. Si se quiere aprender más se puede visitar el museo sobre Fuertes de los Países Bajos, situado en uno de los bastiones de la ciudad. También se puede visitar una exposición gratuita en la oficina de información turística (en una de las entradas de la ciudad), subir a la torre de la iglesia gótica de San Vito o visitar el museo en honor de Comenius, uno de los padres de la pedagogía.

MUIDEN (Holanda Septentrional)

No muy lejos de Naarden se encuentra esta pequeña población, dominada por su muy bien conservado castillo, Muidenslot. Otro de los atractivos de esta ciudad es su fortificación y el fuerte de Pampus (al que se puede visitar en ferri). Ambos forman parte del Steeling van Amsterdam, un complejo sistema defensivo de la ciudad de Amsterdan, considerado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Muiden se asienta en la desembocadura del río Vechte, en cuyas orillas encontramos con un apacible muelle en el que se amarran gran número de bonitos barcos, y encontramos bonitas terrazas. Los Lunes de Pascua, se celebra una singular fiesta (ver este vídeo) en la que se inicia la temporada de navegación a Pampus y se pueden visitar gratuitamente muchos de los barcos.

ENKHUIZEN (Holanda Septentrional)

Barcos de pescadores y olor a pescado frito dan la bienvenida en este pintoresco pueblo medieval que junto con Amsterdam y Hoorn fue uno de los propietarios de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. El mayor atractivo turístico de la ciudad es el Zuiderzee Museum, un museo al área libre que recrea como era la vida de estos pueblos bañados por el Zuiderzee siglos atrás. También se puede visitar el Flessencheepjes Museum, que no es otra cosa que un museo de barcos en botella. Este marcado carácter marinero se manifiesta en las tranquilas calles y canales de Enkhuizen (ver mapa), llenas de animadas terrazas, bonitas casas y algún que otro sitio histórico, como el Dromedaris, edificio destacado más famoso de la ciudad. Si se desea se puede cruzar el dique Houtribdijk, gran obra de ingeniería civil que separa el Markermeer del Ijsselmeer, para acercarnos al Batavia Werf un museo que recrea un astillero de la edad dorada neerlandesa.

EDAM-VOLENDAM (Holanda Septentrional)

Aunque es el famoso queso de bola lo ha hecho mundialmente conocido a este municipio holandés bañado por el lago Markermeer, lo que más sorprende al viajero es el perfecto estado de conservación de sus casas típicas del siglo de oro. La tranquilidad y limpieza de sus calles y canales, además del colorido puerto pesquero y paseo marítimo de Volendam, en el que si se tiene un poco de suerte, aún se puede ver a alguno de sus habitantes vestidos con trajes tradicionales, junto con el mercado de quesos (recuperado como atractivo turístico en 1989) que se celebra en Edam los miercoles de julio y agosto, hace que en su conjunto, este sea un destino que no se puede dejar de visitar.

ZAANSE SCHANS (Holanda Septentrional)

Si los Países Bajos son por excelencia tierra de molinos de viento, De Zaanse Schans es sin duda alguna el epicentro de este fenómeno. En este sorprendente museo al aire libre se conservan en perfecto estado ocho molinos históricos (alguno de más de 200 años) aún en funcionamiento. Un viaje al pasado pre-industrial holandés en el que además de visitar interior de alguno de estos molinos se puede acceder a varias casas tradicionales y museos sobre los distintos oficios que existían en la época (ver el moderno centro de recepcion de visitantes). Aunque la cercanía con Amsterdam lo hacen un destino bastante concurrido (sobretodo en temporada alta) es un destino que cualquier viajero que se precie no se puede perder.

BAARLE-NASSAU (Brabante Septentrional)

Cuando se habla de Baarle-Nassau (NL) hay que hacerlo también de Baarle-Hertog (BE). Este pequeño municipio no tendría mucho que destacar si no fuera por la complejidad geopolítica, casi surrealista, que encierra (ver mapa). Dentro de Baarle-Nassau nos encontramos con 22 enclaves belgas que forman Baarle-Hertog y dentro este nos encontramos de nuevo con 8 exclaves neerlandeses. Esta enrevesada situación se remonta al siglo XII donde a raíz de un extraño acuerdo, se concedía al Duque de Breda la aldea de Baarle. Los campos que la rodeaban (y algunos en el interior de la aldea) quedaban en manos del Duque de Brabante (leer más). Más extraño aún es que esta distribución no haya cambiando en el trascurrir de los siglos llegando así hasta nuestros días. Y es que esta frontera tan complicada se puede apreciar no solo en las calles, muchas de ellas divididas por una linea en el suelo, sino también en algunas casas que se encuentran atravesadas por la frontera. Incluso se puede comer en una terraza de un restaurante en la cual los comensales están repartidos entre territorio belga y neerlandés.



DE LOONSE EN DRUNENSE DUINEN (Brabante Septentrional)

Encontrarse con un desierto de dunas rodeado de paramos y bosques es un espectáculo que no dejará indiferente a nadie, menos aún cuando esto ocurre en el país de los canales. Este es el paisaje con nos encontramos en este Parque Natural situado en el Brabante Septentrional. Un lugar ideal para el senderismo, las rutas a caballo o en bicicleta, donde disfrutar de una flora y fauna únicas (ver mapa de rutas). Un destino ideal y sorprendente que además se puede combinar con una visita al parque de atracciones Efteling, el más grande de los Países Bajos y uno de los más antiguos en el mundo. También bastante cerca nos encontramos con de Breda otro destino turístico más que recomendable .

DE BIESBOCH (Brabante Septentrional)

Este Parque Nacional de gran extensión es uno de los últimos humedales agua dulce afectados por mareas del norte de Europa. Aunque el origen de este territorio se remonta al siglo XV cuando los terrenos que fueron ganados al mar (pólder) quedaron anegados tras la rotura de unas presas, este área no fue declarado parque nacional (ver lista) hasta 1994. Una laberíntica red de ríos y canales junto con islas, en las que destacan los sauces, le confieren su carácter salvaje. La mejor forma de apreciar este espacio natural es embarcándose en alguno de los tours que se ofrecen en la zona y que se pueden reservar en el centro de recepción de visitantes en Drimmelen. Tanto los aficionados a los deportes de vela, como aquellos viajeros que disfrutan observando fauna voladora en su hábitat encontrarán en De Biesboch un destino perfecto, aunque estamos seguros que cualquier viajero sabrá apreciar este desconocido rincón natural.

ZIERIKZEE (Zeelanda)

Comunicada con el Oosterschelde a través de un canal de 2 kilómetros encontramos esta pequeña ciudad tradicionalmente marinera, de bonitas calles adoquinadas y molinos de viento muy bien conservados. Nos encontramos en Zelanda, la región mejillonera por excelencia y eso se nota en cada rincón, especialmente a orillas del canal, donde los podemos probar en una de los muchas brasseries. El principal atractivo turístico, además del Museo Marítimo, es la inacabada torre Sint-Lievensmonstertoren (conocida por cariñosamente como la Torre Gorda) del siglo XV que acoge un pequeño museo y la oficina de información turística. Se pueden subir sus 64 m (originalmente se quería hacer una torre de 204m) desde donde se puede disfrutar de una vista fantástica de la ciudad y de las inmediaciones zelandesas.

ESCALDA ORIENTAL (Zeelanda)

Este estuario marino, comunicado desde 1986 con el mar del norte a través del Oosterscheldekering, el mayor de los diques realizados en el Plan Delta, forma desde 2002 el mayor Parque Nacional neerlandés. Alberga gran diversidad de vida marina lo que le convierte en un popular destino de buceo, aunque también podemos disfrutar de otras muchas actividades como la navegación, la pesca, el ciclismo, el avistamiento de pájaros o incluso un parque de atracciones acuático. Si se sigue la carretera de la costa se puede llegar a Westkapelle, el punto más occidental de de la región y desde el que se puede disfrutar de una inolvidable puesta de sol.


#EUROPA #Listas #Ciudades #ParquesNaturales #paisesbajos #holanda #bélgica

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • YouTube

conuvedeviaje@gmail.com - España 2020 © Copileft (comparte libremente) No Animals were harmed in the making.